Cómo cuidar sus pies

Casi nunca se les presta la atención debida, aunque son en realidad la base donde se asienta el cuerpo. Pero los pies son muy “agradecidos”, y enseguida responden a los cuidados que se les brindan.

  • Aproveche la hora del baño para frotar suavemente sus pies con piedra pómez, y evitar así asperezas y callosidades.
  • Cambie a diario de medias, y alterne sus zapatos de modo que no use el mismo par dos días seguidos. De este modo los zapatos pueden “respirar’ ‘.loque hace que conserven mejor su apariencia y se sientan más cómodos en los pies.
  • Evite usar zapatos deteriorados o muy desgastados, no sólo por su apariencia, sino también porque no le ofrecen a los pies el soporte adecuado.
  • Apliqúese un masaje en los pies al menos una vez por semana. Suavícelos primero con una crema refrescante, y dé el masaje “amasando” y frotando con movimientos circulares. Aplique el masaje a cada dedo por separado, halándolo ligera­mente hacia afuera. Al terminar, vuelva a ponerse crema y descanse por unos minutos con los pies en alto.
  • Recuerde que en los pies hay alrededor de 250,000 glándu­las sudoríparas, que pueden producir bastante humedad. Para que sus pies se conserven siempre frescos, séquelos bien después del baño diario y espolvoréelos con un poco de talco.
  • Use preferiblemente zapatos y medias de fibras naturales para permitir la evaporación del sudor, y deje que los zapatos se oreen entre un uso y otro.
  • Córtese las uñas de los pies en línea recta, y pula luego los bordes con la lima. Si las corta de forma curva, el resultado pudiera ser una uña encarnada.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Salud
Ultima modificación: 06/22/2012