Cómo elegir la mejor crema de la cara para blanqueo

Antes de utilizar cualquier producto sobre la piel se debe estar seguro que tal producto no causará daños como irritación, heridas, despigmentación o híper-pigmentación, en el área donde se va a utilizar. Para evitar cualquiera de estas consecuencias se deben hacer pruebas previas, además de que se debe contar con cierta información sobre la piel; así como conocer los ingredientes más adecuados y menos invasivos.

El primer paso es identificar cuál es el objetivo de la crema, puede ser para eliminar un par de manchas producidas por el sol y la contaminación o para aclarar por completo el tono natural de la piel, el segundo paso será identificar si la piel, es seca, normal o grasosa.

La piel seca es una piel escamosa, cansada y más propensa a envejecer. Para este tipo se necesita una crema que hidrate y mantenga los minerales naturales de la piel, para convertirla en una piel suave y menos elástica. La piel normal no presenta grandes problemas, ya que se mantiene hidratada y equilibrada. Para este tipo de piel es suficiente una crema aclaradora con FPS 50, para evitar manchas causadas por el sol. La piel grasosa, es siempre brillante, propensa al acné y con poros grandes; este tipo de piel necesita una atención especial para poder tratarla y reemplazar la grasa por humedad. Existen casos de rostros con los tres tipos de piel, para este caso se requiere una crema aclaradora con equilibrador, para que toda ella se vuelva normal.

La consideración posterior es definir el color de piel, éste se puede dividir en seis: celta, europea clara, europea obscura, piel oliva, piel morena y piel negra. Dependiendo del color, debe utilizarse una crema que aclare gradualmente.

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Belleza
Ultima modificación: 04/01/2013