Cómo evitar el cáncer de piel por exposición solar

Se acerca el verano y las ganas de lucir un hermoso bronceado y curar el alma dejándola cubrirse de luz solar pueden hacernos olvidar los nocivos efectos que esta sagrada fuente de alivio natural puede causar en nuestra piel. Si ya te han detectado una afección avanzada, sin dudas podrás lucir a la moda igualmente utilizando una crema auto bronceante y los hermosos sombreros y pañuelos que no faltan esta temporada, a fin de cubrir cualquier tipo de exposición a las radiaciones solares no logre agravar tu diagnóstico. De cualquier modo, el mejor consejo será siempre, tengas o no un diagnóstico previo, consultar a tu médico de cabecera y no pasar por alto los estudios correspondientes.

En lo que respecta al cuidado de la piel, solemos engañarnos con las temporadas más frías y descuidar el uso de protector solar. Sin dudas se trata de un mal hábito pronto a erradicar: consigue una crema humectante de uso diario con protección solar para utilizar a diario por las mañanas y mantener tu piel protegida todo el día. Recuerda que siempre debes aplicar el producto media hora antes de cualquier exposición solar para que la piel pueda absorberlo.

En las temporadas más calurosas no sólo las radiaciones solares son dañinas sino también el mismo aire cuya temperatura se eleva. Como habrás notado, por más que el sol se oculte entre las nubes, puede llegar a causar efectos deplorables en tu piel. Si por alguna razón, ya sean baños o transpiración excesiva, tu piel se humedece, perderá la capa bloqueadora que le has dado, por lo tanto debes renovarla sin importar cuándo la aplicaste anteriormente. Además, no te fíes del agua ni de la arena, mucho menos de la nieve y de la aparente protección de los vidrios, ya que estas superficies reflejan los rayos solares multiplicando también sus perjudiciales efectos. Por eso siempre, antes de salir de tu casa cubre tu piel con un protector adecuado para la zona geográfica y tu fototipo, repitiendo su aplicación cada tres o cinco horas según lo indique su prospecto.

Evita exponerte a la luz solar en las horas más radicales, esto es, la franja horaria de entre las 11 y 17 horas. Acostúmbrate a utilizar además accesorios como sombreros y pañuelos livianos para defender tu cabello y tu piel del sol, así como tu cuerpo del calor. Siempre es recomendable es llevar prendas holgadas y livianas en color blanco o de tonalidades claras.

Las quemaduras y los procesos artificiales de bronceado pueden contribuir al desarrollo de un cáncer de piel. Adquiere el hábito de revisar tu cuerpo cotidianamente ya que la aparición de nuevas manchas y lunares pueden ser un síntoma que permita detectar una enfermedad a tiempo. Nunca dejes de consultar a un médico especialista.

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Belleza
Ultima modificación: 07/20/2012