Cómo funciona una faja reductora

La búsqueda de la belleza en un cuerpo delgado y saludable es una de las carreras más largas y, por momento, tragicómicas, de la humanidad. Es que a fin de conseguir este objetivo, muchos prestamos nuestra ingenuidad perdiéndonos en laberintos escondidos tras la ilusión de una solución mágica. La fama de la que goza la faja reductora no se escapa de ellos.

Por más que cueste admitirlo porque se trata de un objetivo que requiere esfuerzo y constancia, obtener y mantener una figura delgada y saludable sólo puede lograrse en base a dieta equilibrada combinada con ejercicio físico habitual y hábitos de vida igualmente saludables basados en el respeto por el descanso, el consumo de agua necesario, la abstención al tabaco y las dietas con altos con altos contenidos de sal, etc.

Sin dudas la faja reductora tiene atractivos beneficios: al ajustar la zona abdominal, visualmente reduce el área y contribuye a mantener una postura erguida, ideal para lucir más esbeltos y disimular la barriga. Al impedir la correcta circulación sanguínea y la transpiración, contribuye a que el cuerpo libere un exceso de líquidos y toxinas que harán lucir la piel más suave y humectada, dando la impresión de haber reducido peso. Sin embargo, como hemos dicho, sólo se trata de eliminación de líquidos y ninguna alteración en el nivel graso del cuerpo.

Existen fajas eléctricas que, además de conseguir estos efectos, pueden estimular los músculos pero, aún así, el sedentarismo de quien las utilice hará mucho más que el mínimo logro que se puedan otorgar aquéllas. Al fin y al cabo, ¿quedará bien un vientre chato con unas piernas gordas y fláccidas?

Mantener la postura erguida a la hora de hacer ejercicio es ideal para estimular el fortalecimiento de la zona abdominal y lumbar. Sin embargo, a pesar de que la faja parezca ayudar, sólo impedirá que los músculos actúen libremente y por sí mismos, retardando sus beneficiosos efectos.

En fin, nuestro mejor consejo es que el tiempo que dedicas a averiguar sobre soluciones mágicas lo inviertas en una ligera caminata o en una serie de abdominales. Sin dudas, ¡pronto gozarás de resultados reales!

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Belleza
Ultima modificación: 07/20/2012