Cómo hacer que el olor del perfume aguante más

El perfume es la esencia de la individualidad: más allá de cuál sea la elección, cada fragancia se adhiere de un modo particular, único e intransferible a la piel de cada persona. De aquí que la importancia de la elección no dependa sólo del aroma que se desprende del envase sino de su interacción con los niveles de PH y crasitud propios de cada tipo de piel. En este caso, más que en ningún otro, probar el producto antes de adquirirlo es un paso ineludible.

Las pieles grasas y las zonas más cálidas del cuerpo tienden a conservar el aroma por más tiempo, de aquí que sea recomendable aplicar las fragancias en las zonas anteriores de las muñecas, rodillas, orejas y cuello. Si tienes la piel grasa, no debes hacer un uso excesivo del producto, sobre todo si has elegido una fragancia fuerte e intensa. Si tienes la piel seca, es recomendable aplicar un producto humectante, ya sea aceite o crema, en las zonas mencionadas antes de utilizar tu perfume habitual. En cualquier caso, siempre es recomendable aplicar las fragancias luego de un baño de agua caliente ya que la humedad y temperatura de éstas provocarán la apertura de los poros donde se almacenará la fragancia para permanecer intacta por un tiempo más prolongado.

Del mismo modo, ha de tenerse en cuenta que los ambientes húmedos y calurosos son propicios para la conservación del perfume adherido a la piel pero no para conservar las propiedades del mismo intactas en el envase. En este caso, es recomendable mantener los perfumes en su estuche original, en ambientes secos y de temperaturas bajas o neutras, alejados de cualquier fuente de calor, a fin de no ver alteradas su intensidad y durabilidad.

Otro dato a no pasar por alto es la consideración del uso que darás al producto al escoger el tamaño del envase. Si sólo lo utilizarás ocasionalmente, lo ideal será escoger el tamaño pequeño para que, más allá de su adecuada conservación, el simple paso del tiempo no haga que pierda sus esencias principales. Aunque, si ahora mismo notas que te has equivocado, ¡puedes empezar por guardarlo en la nevera!

Por otro lado, recuerda que puedes elegir entre el eau de toilette y el eau de parfum. Éste último se caracteriza por estar desarrollado en base a una esencia fuerte y de mayor pureza y concentración, lo que lo convierte en la opción adecuada para las pieles secas. En cambio, el eau de toilette es un producto más suave, ideal para el uso diario y las pieles grasas.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Belleza
Ultima modificación: 07/20/2012