Cómo tratar el cabello ondulado

Si eres de las que se cree desafortunada por no haber nacido con el cabello lacio ya no tienes de qué preocuparte. Si bien el cabello rizado tiende a resquebrajarse y lucir ajado con mayor facilidad dado que tiende a enredarse fácilmente y la luz no ilumina su superficie de forma pareja, como lo hace sobre el pelo lacio, muy pocas y sencillas claves de cuidado pueden garantizarte obtener la diferencia que convierte una melena de león en la esplendorosa cabellera de una diosa.

Sea cual sea el tipo de cabello en suerte, siempre es imprescindible conservar su correcta hidratación y para ello debes considerar la utilización de productos igualmente adecuados. Si tienes cabello seco, deberás optar por productos humectantes mientras que si tu cuero cabelludo es graso requerirá de un mayor cuidado, basado en la alternancia de productos adecuados a esta condición y acondicionadores ya no humectantes sino hidratantes para el largo. La utilización de este tipo de productos basados en las propiedades del agua, otorgará mayor liviandad y brillo a la superficie antes opacada por el exceso de gratitud.

A la hora del peinado, es necesario contar siempre con productos desenredantes que serán aplicados en el largo luego del lavado y peines conformados por cerdas anchas que permitan desenredar el cabello sin cortarlo,  teniendo siempre en cuenta que esta tarea debe ser llevada a cabo con sumo cuidado y suavidad. Sólo ha de procederse al cepillado una vez que se haya desenredado adecuadamente el largo del cabello.

Si es necesaria la utilización de artefactos nocivos para el cabello, como el secador o la plancha de alisado, será necesario contar con productos protectores. En el caso de la utilización de secador de cabello, será necesario moderar su temperatura y mantenerlo a una distancia considerable de la superficie capilar a fin de no aumentar su resequedad. Siempre, y principalmente luego del secado artificial, deberías considerar como la mejor clave de lucir una cabellera ondulada radiante la utilización de un producto liviano, humectante y modelador para aplicar manualmente sobre los rizos y garantizar su perfecto modelado las veinticuatro horas del día.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Belleza
Ultima modificación: 07/20/2012