Cómo tratar la piel con chocolaterapia

El chocolate ha sido desde hace mucho tiempo conocido no sólo por ser el alimento por excelencia asociado al amor, sino por las cualidades que esconde su dulzura. Desde que los colonizadores llevaron sus muestras a la corona española, tanto reyes como plebeyos no han dejado de consumirlo y han hecho que se convierta hoy en la delicia por excelencia de la humanidad. Sin embargo, los aceleradísimos pasos de la industria cosmética nos defienden ante la difícil de creer pero no imposible posibilidad del hartazgo por este delicioso producto, poniendo al alcance de nuestras manos una nueva técnica para extraer todas sus propiedades en un nuevo modo de consumo: la chocolaterapia.

Es preciso tener en cuenta que se trata de una terapia no apta para aquellos que no puedan resistir la tentación de llevar esta delicia a su boca, ya que la terapia consiste en extender una gruesa capa de chocolate puro y natural sobre la piel y dejarlo reposar en ella por un período de quince a veinte minutos. La colocación debe realizarse sobre la piel perfectamente higienizada y tras un proceso de exfoliación, de modo que los poros se encuentren limpios y abiertos. Se debe aplicar el chocolate semi líquido y tibio en forma homogénea sobre toda la superficie, cubriéndola instantáneamente a fin de que la piel pueda absorber correctamente las propiedades sedativas, relajantes y humectantes del chocolate. Una vez que éste se haya endurecido completamente y haya transcurrido el tiempo mencionado, se debe lavar la zona con abundante agua. Una vez perfectamente limpia y seca la piel, se debe finalizar la terapia con un masaje relajante realizado con aceites naturales por un período de una hora y media.

 

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Belleza
Ultima modificación: 07/20/2012