Cómo usar papel film para adelgazar

Por alguna razón de apariencia, alguien dedujo en los años ochenta que envolverse el abdomen con papel film era una forma de acelerar la pérdida de grasa y por lo tanto servía para bajar de peso rápidamente. Nada más erróneo.

Primero recordar que el sudor no es grasa, sino básicamente agua y toxinas. Cuando enrollamos un material semejante en cualquier parte del cuerpo mientras realizamos ejercicios lo primero que sucede es que se interrumpe el proceso normal de la traspiración, pues el papel film no tiene porosidad.

Esto provoca la acumulación local del sudor con el consiguiente efecto de enfriamiento por evaporación, lo cual conduce fácilmente a resfriados. Además, el aumento de la sudoración deshidrata y desmineraliza el organismo.

Por otra parte, las toxinas del sudor rápidamente atacan a la piel, provocando prurito y erupciones. El uso repetido de esta técnica podría provocar incluso dermatitis por contacto.

Un aumento marcado de la temperatura se produce en la zona cubierta, afectando a los órganos interno de por si sometidos a tensión durante el entrenamiento. Se favorece la proliferación de hongos de la piel.

Si a ello sumamos la incomodidad de correr envuelto en plástico, pronto llegaremos a la conclusión de que esta técnica, lejos de ayudar, es perjudicial. Por último, recordar que la única manera de perder grasa es por vía metabólica, cuando se consumen menos calorías de las que se pierden.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Belleza
Ultima modificación: 06/22/2012