Instrucciones para forrar un botón

Reciclar el forro de los botones puede ser una buena y práctica manera de renovar tu vestuario otorgándole un toque distinguido y personal. Existen máquinas destinadas especialmente para este uso, pero es una inversión considerable si vas a darle sólo un uso personal. Si decides ayudarte con algún objeto, hay disponible en el mercado un pequeño prensador de goma que puede facilitar enormemente la tarea.

Lo ideal es escoger los botones de tipo antiguo compuestos por dos tapas que se incrustan una dentro de otra a presión. La tapa superior es lisa y la anterior, de tamaño más pequeño, posee el enganche con el cual se unirá el botón finalizado a la prenda. Utilizar este tipo de objetos te garantizará la obtención de un resultado perfectamente confeccionado y terminado. Sin embargo, también puedes escoger los botones de una sola cara con enganche posterior, pero recuerda que la costura quedará libre y requerirá de un mayor cuidado.

Una vez escogida la tela que desees utilizar, sírvete de un lápiz, tiza o jabón neutro y un compás para realizar sobre el lado posterior de aquélla una circunferencia cuyo radio equivalga al diámetro del botón escogido. A fin de no cometer errores, puedes servirte de un papel como molde para luego copiarlo a la tela. Una vez marcada la circunferencia sobre ella, recórtala con una tijera que se encuentre adecuadamente afilada para este uso.

Luego, enhebra una aguja con un hilo del mismo color de la tela e hilvana la circunferencia dejando un extremo del hilo y un pequeño margen de tela libres (considera que ésta será tela sobrante pero que cobra mayor importancia en las texturas que tienden a deshilacharse). Una vez aquí, corta el hilo liberando la aguja. Coloca el botón centrado en la circunferencia de tela, de modo que el frente de aquél y la parte posterior de la tela queden enfrentados. Asegúrate de sostener con una mano el botón para que no se mueva y, con la otra, extiende las puntas de los hilos, haciendo luego un nudo lo más ajustado que puedas. La circunferencia de tela habrá quedado reprimida sobre la cara interna del botón, forrándolo por completo.

Por último, si has elegido un botón a presión, sólo debes colocar su colocar su cara posterior y presionarlas. Si has elegido un botón sencillo, puedes darle una mejor terminación pegando sobre el sobrante de tela una cinta delgada al tono u otra circunferencia del mismo diámetro que el botón, con una perforación central por la que podrás dejar libre el enganche. Esto servirá para que el forro no quede suelto y visible, propenso a roturas.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Belleza
Ultima modificación: 07/23/2012