Cómo contrastar tragedia y comedia

Para poder contrastar ambos géneros lo mejor es conocer las características de cada una de ellas con el que luego podremos diferenciarlas.

En la comedia los personajes de la obra se ven ante situaciones cotidianas en las que deben enfrentarse a diferentes dificultades. Es por este tipo de situaciones por las que se hace reír al público o al lector ya que debido a los propios defectos de los personajes desembocan en un final feliz plagado de situaciones llenas de humor.

El protagonista de la comedia suele ser un personaje normal y corriente y suele ser representado por un patrón o esquema, es decir, el protagonista suele ser un enamorado, un rufián, un pícaro o un charlatán. Al mismo tiempo, este personaje suele ser tener una falta de moralidad y suele ser bastante simple por lo que de ahí se produce que el personaje deba superar las dificultades que se le presentan.

En la tragedia, por el contrario, los personajes se ven enfrentados a situaciones externas a ellos que son inevitables como de la voluntad de los dioses, el destino o algún otro elemento misterioso. El final, a diferencia de la comedia, suele acarrear la muerte del personaje principal de la obra o bien suele sucederle alguna desgracia importante sometido a los designios de esa fuerza externa a él contra la que no puede luchar como puede ser la pérdida de todos sus bienes, la pérdida de salud, de moral o mental.

Dentro de la tragedia existe también otro tipo de protagonista que es el héroe y que a diferencia de someterse a los designios de esta voluntad imparable e inexorable lucha contra esas adversidades ganándose la admiración del público. Nótese la diferencia con respecto a la comedia en donde el protagonista suele ser un arquetipo de rufián, charlatán, pícaro, etc.

Esperamos que con esta pequeña descripción puedas contrastar a partir de ahora ambos géneros.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Cine
Ultima modificación: 03/04/2013