Cómo cocinar huevos duros

Desde siempre los huevos han sido uno de los alimentos más cotidianos. La forma más sencilla y rápida de prepararlos es sin duda los huevos duros.

Lo más importante para cocinar bien los huevos duros es determinar el tiempo de cocción, la temperatura del agua, la temperatura del huevo y la frescura de éste.

Lo que tienes que hacer es sumergir el huevo en agua fría hasta que éste esté cubierto totalmente. Ponlo a cocer teniendo cuidado de que cuando el agua empiece a hervir lo dejes sólo diez minutos, sin pasarte del tiempo. Si te pasas de los diez minutos, al huevo le saldrá una mancha verdosa alrededor de la yema. Recuerda que para que el huevo duro esté bien preparado, lo ideal es que la yema se quede de color amarillo clarito.

El agua debe estar fría cuando sumerjamos el huevo, así evitarás que la cáscara se agriete y se salga la clara por las grietas. Es aconsejable sacar los huevos de la nevera como mínimo una hora antes de su cocción. Es fundamental que el huevo esté fresco. Observa que la cáscara del huevo esté sana, no tenga manchas ni grietas. Lava bien el huevo porque aunque lo vayas a cocer, no olvides que la salmonella está sobre todo en la cáscara del huevo.

Hay otra variedad de huevo duro que es la del huevo duro “blando”, una receta similar en la que se varía el tiempo de cocción. En esta forma de prepararlo tienes que poner el huevo a cocer en agua fría y no dejarlo más de siete minutos. Así quedará la clara y la yema dura, pero el centro de la yema más cremoso.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Cocina
Ultima modificación: 10/16/2012