Cómo hacer unas patatas bravas

Un aperitivo ideal para compartir con unas cervezas es, sin duda, las famosas patatas bravas. Perfectas para degustarlas en buena compañía y, mejor aún, en una terraza cuando cae la tarde, este plato sorprenderá gratamente a todos los que lo prueben. Aunque la salsa brava se puede comprar hoy en día en muchos supermercados, siempre es mejor prepararla en casa con ingredientes frescos y naturales. Además, el sabor será mucho más intenso. Eso sí, esta salsa es muy picante, así que avise a sus invitados para que no acaben echando fuego por la boca.

Tiempo de preparación y cocción: 40 minutos

Ingredientes para 4 personas

  • 4 patatas grandes
  • Aceite de girasol
  • 500 gramos de tomate triturado
  • 3 dientes de ajo
  • 1 cucharada de pimentón picante
  • Cayena / Tabasco
  • Pimienta negra
  • Vinagre de vino blanco
  • Aceite de oliva

Elaboración

Pele las patatas y córtelas en trozos irregulares o en forma de media luna. En una sartén, ponga abundante aceite de girasol y, cuando esté bien caliente, vierta los trozos de patatas. Mantenga el fuego medio y, unos minutos antes de sacarlas, suba el fuego para que queden crujientes. Mientras se fríen, ponga otra sartén con aceite de oliva y, cuando esté caliente, meta los dientes de ajo. A continuación, vierta el tomate triturado, el pimentón, la cayena o el tabasco, la pimienta negra y el vinagre de vino blanco. Remueva bien y deje reducir a fuego lento hasta conseguir la textura deseada.

Saque las patatas en un plato llano y vierta la salsa brava por encima. Recuerde que no hay mejor forma de probar esta comida que con una cerveza bien fría, en una terraza y, sobre todo, en un ambiente de lo más relajado.

¡Buen provecho!

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Cocina
Ultima modificación: 06/25/2012