Instrucciones para afilar un cuchillo

Existen diversas maneras de afilar los cuchillos de cocina. Vamos a ver las principales:

CON PIEDRA:

Lo más recomendable son las piedras japonesas al agua. Su método de producción y sus el material de que están hechas garantizan que siempre va a friccionar con el cuchillo una parte de material nueva, lo cual permite obtener afilados rápidos y de gran calidad. Existe una gran variedad de granulosidad, clasificada entre 220 y 12000, con lo que cada uno puede hallar la densidad de grano perfecta para su afilado. Los números inferiores indican el grano más basto, y  los números más altos el grano más fino. Sin embargo, no todo el mundo es capaz de manejar el afilado manual.

CON AFILADOR:

Los afiladores tienen la ventaja de que solo ponen sus muelas (los de buena calidad las tienen de cerámica) en contacto con el filo del cuchillo así que es mucho más difícil estropearlo. Tan solo hay que recorrer el afilador longitudinalmente, haciendo pasar el filo por el hueco del afilador. No son aptos para hojas dentadas ni para cuchillos biselados por un lado solo.

CON CHAIRA:

Es un utensilio alargado, fabricado en acero de gran dureza, para asentar el filo, aunque no propiamente para afilar. Está estriado, de forma que asiente el filo del cuchillo cuando se hace recorrer su hoja de un extremo a otro, de arriba abajo.

DE FORMA CASERA, SIN AFILADOR:

No es la forma más recomendable, pero puede sacar de un apuro a quien no disponga de un utensilio. Con una cuchara, apoyando la hoja en el canto, talla el filo del cuchillo lentamente, hasta que adquiera la agudeza deseada.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Cocina
Ultima modificación: 07/23/2012