Instrucciones para cocer un pulpo

Primero lava bien el pulpo y límpialo de todas las vísceras y de todo lo que no se va a comer. Si lo has pescado tú mismo, lo más ecológico, cómodo y adecuado es limpiarlo en el mar según se pesca. El procedimiento para limpiarlo es el que sigue:

  1. Extrae todo lo que contenga la bolsa de la cabeza. Esto lo puedes hacer sin problemas con la mano.
  2. Segundo, quita el pico de loro (la boca), que está por debajo, en el punto medio. Si aprietas por los lados con los dedos, saldrá hacia afuera.
  3. Tercero, vacíale los ojos.

Lo más difícil es que tras la cocción el pulpo quede tierno. Una forma de conseguirlo es congelarlo directamente después de limpiarlo.

  1. En una cazuela en la que quepa el pulpo holgadamente (lo tradicional es usar una olla de cobre, pero no es imprescindible), pon abundante agua con una hojita de laurel. En el momento en que entre en ebullición, agarra el pulpo con unas pinzas, y mételo y sácalo del agua hirviendo tres veces seguidas (a esto es a lo que se llama asustar el hervor; especialmente si el pulpo está congelado, el agua dejará de hervir cada vez que sumerjas el pulpo y tardará un poco en hacerlo de nuevo). Luego déjalo cocer hasta que esté hecho.

Se puede hacer también en olla exprés (y es más fácil que quede blando), con el mismo procedimiento de “asustar” el hervor y dejarlo una media hora después de que la olla empiece a silbar, a fuego medio.

La cocción es el paso previo para la preparación de casi cualquier plato de pulpo.

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Cocina
Ultima modificación: 07/23/2012