Cómo aprender a bailar danza tailandesa

En Tailandia, como en la mayoría de los países asiáticos, la danza y el teatro nacieron estrechamente vinculados, por lo cada uno contiene una amplia presencia de elementos provenientes del otro. Por lo que es común que en un mismo espectáculo alternen o coexistan rasgos de ambas manifestaciones artísticas.

La influencia del teatro sobre la danza tailandesa se aprecia a través de varios factores, entre los cuales la visualidad del vestuario, los adornos, los peinados y el maquillaje sobresalen debido al colorido y los diseños exóticos. Una apariencia fastuosa, determinada por los escenarios reales en que usualmente se presentaban, en ocasiones especiales como cumpleaños y ceremonias oficiales.

Entre las distintas regiones del país existen diferencias temáticas y técnicas en la forma en que ejecutan las danzas tradicionales, siendo algunas más estilizadas y relacionadas con la historia y la religiosidad tailandesa, mientras que otras se inspiran sobre todo en el espíritu del pueblo agricultor y sus celebraciones.

Aprender y dominar las técnicas danzarias tailandesas supone años de dedicación para quienes no las conocen desde niños, pero conviene conocer algunos aspectos básicos que serán de utilidad luego durante lecciones prácticas sobre el tema.

La postura es determinante, pues los bailarines tailandeses mantienen el torso rígido y recto, solo se mueven hacia arriba y hacia abajo flexionando las rodillas y estirándose al compás de la música. En cuanto a los brazos y las manos, se sostienen en varios niveles de curvaturas en relación a la proporción corporal de los bailarines, cuya belleza depende del grado de desempeño que alcancen.

Como los bailes constituyen en realidad historias danzadas, conviene dominar la gestualidad y la mímica, aunque la espontaneidad es casi nula frente a los más de cien pasos preestablecidos para hombres y mujeres, sobre los que se articula la labor coreográfica.

Un paso introductorio al estilo tailandés que conviene realizar es la observación detallada de los espectáculos de este tipo. Verificar las expresiones faciales y corporales, el simbolismo de los elementos en escena, la relación de los bailarines dentro de la coreografía, los pasos habituales, la postura del cuerpo y el sistema gestual que emplean para comunicar la historia al público.

Conocer la historia de Tailandia resultará muy útil, pues numerosas  representaciones provienen del folklor nacional y las rutinas de los diferentes personajes y su psicología, están muy relacionadas a sus propias vidas como personajes históricos.

También se recomienda practicar en casa algunos de los pasos observados, incluso puede improvisar alguna coreografía pequeña a partir de los movimientos en los que se siente más confiado. Luego podría buscar algún maestro de este género danzario y asumir seriamente, orientado por un profesional, el aprendizaje de los bailes tailandeses.

En el mejor de los casos, pudiera visitar la Embajada de Tailandia en su país y vincularse a las actividades que esta organiza o viajar al país asiático para conocer en directo y sin intermediarios la riqueza cultural y artística de la danza en esa región del planeta.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Danza
Ultima modificación: 05/08/2013