Historia de la danza de Filipinas

No solo a través del lenguaje es posible conocer la historia y las preocupaciones de un pueblo. La danza ofrece códigos que la palabra ignora y conocer el folklor de un país también constituye una buena manera de acercarse a sus costumbres.

Por tal motivo, escudriñar los secretos de Filipinas mediante la historia de sus bailes tradicionales y folklóricos es una manera atractiva de descubrir a estos habitantes del Pacífico, sobre todo porque presentan un rico legado en este sentido.

Entre las variedades de bailes que posee la isla, uno de los más conocidos y disfrutados es el Tinikling cuyo nombre hace referencia al vuelo ágil pero delicado del ave del mismo nombre, cuando esquiva las trampas de bambú colocadas por los agricultores en los campos de arroz. Algunos consideran que se refiere por igual, al castigo que imponían los españoles a los trabajadores más lentos, quienes tenían que saltar sobre varas de bambú con los tobillos bien unidos y a lo lejos simulaban el movimiento de las aves.

Esta danza se compone de dos personas que golpean las varas contra el suelo, luego las levantan un poco y chocan los extremos de unos y otros a un ritmo determinado, mientras uno o más bailarines saltan alrededor, también con una cadencia específica. Durante los últimos años, la técnica se ha vuelto más compleja a medida le introducen nuevos elementos a las rutinas, como por ejemplo que los golpeadores muevan las cañas de lugar o la inclusión de más varas de bambú que hacen más difícil mantener el ritmo.

El Maglalatik es otro de las danzas folklóricas más conocidas de Filipinas. Representa la batalla entre los cristianos y los moros en cuatro etapas, que son baligtaran, palipasan, paseo y escaramuza. Su nombre proviene del latik, que es el producto que se obtiene de hervir la pulpa de coco, cuyas cáscaras se emplean durante el baile, y a veces se celebra con motivos religiosos para lograr buena cosecha.

Similar al cortejo de las palomas, se erige la Pantomima, que se efectúa durante el mes de octubre como parte del Festival de Sorsogon Kasanggayahan, y la ejecutan en su mayoría parejas de ancianos de la comunidad.

Equilibrio y concentración son los requisitos principales de la danza Binasuan, que significa “con empleo de vasos para beber”. En este tipo de danza la bailarina sostiene vasos llenos de agua, y se mueve al compás de la música junto al bailarín, que a su vez mantiene en un vaso en cada mano y uno en la cabeza sin derramar, ninguno de los dos, ni una gota de agua.

La agilidad de los bailarines, unido al colorido de los trajes y las difíciles técnicas que ejecutan en las danzas, hacen del folklor filipino un espectáculo atractivo para cualquier turista, y son el orgullo de sus habitantes.

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Danza
Ultima modificación: 05/08/2013