La historia de la danza limbo

Hay bailes que por sus características y pasos peculiares parecen más bien espectáculos de circo. Incluso, aunque originalmente empleaban un ritmo musical específico, con el tiempo se han adaptado a otros estilos y géneros.

Tal es el caso del limbo, que muchos tal vez no conocen por su nombre, pero sí por el atractivo de que los bailadores deben pasar por debajo de una pértiga vertical, tan cerca del suelo como permita la elasticidad de la persona. “¡Ah, claro!”, dirán, “yo también lo intenté alguna vez”.

Todos coinciden en su origen africano, pero existen diversas versiones sobre su surgimiento. Una de ellas se refiere a la trágica circunstancia de los negros cautivos que eran transportados en barco desde su continente hasta América para ser empleados como esclavos. Como mantenían a los hombres separados de las mujeres, estos debían escabullirse por angostas rendijas para verlas.

Otros afirman que constituía una danza tribal de África Occidental en la que los hombres y mujeres luchaban por escapar de las profundidades del infierno, hasta que emergían purificados a la luz. También se empleaba para guiar a los ancianos moribundos a través de la muerte.

Producto del tráfico de esclavos al Caribe, el limbo se espació, junto con las danzas folklóricas del continente negro, hacia casi todas las islas y países de la región. Una vez sacado de su lugar de origen fue perdiendo paulatinamente su sentido original y quedó solo como un baile festivo y muy alegre.

Es muy sencillo de ejecutar, pues solo se requiere la participación de dos personas que sostengan la vara y el bailador que intente la hazaña de pasar lo más bajo posible al ritmo que suene en ese momento. En cuanto a la música, se apoya sobre todo en los instrumentos de percusión, cuyo toque se vuelve acelerado e intenso a medida que la caña se acerca más al suelo.

No cuenta con un vestuario específico, pero se recomienda ropa cómoda que no interfiera ni dificulte los movimientos. Como en muchas ocasiones se ejecuta como un baile playero y relajado, a veces solo se emplea la ropa de baño o atuendos tropicales de exuberante colorido. De igual forma se aconseja escoger un calzado que no resbale o haga perder el equilibrio.

Es importante ejercitar el cuerpo antes de decidirse a hacer este tipo de baile, pues algunas zonas corporales como la espalda y las rodillas pueden resultar afectadas por un gesto demasiado violento.

El mayor atributo de este baile, además de la historia que le antecede, es que constituye una buena manera de pasar un rato maravilloso con los amigos en alguna playa del caribe.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Danza
Ultima modificación: 05/08/2013