La historia de la danza pop

Aunque sus raíces son largas, y las influencias que lo determinaron, variadas, el pop en todas sus manifestaciones solo se materializó cuando la industria estuvo lista para recibirlo. Esto ocurrió alrededor de la década del 50, y cuando sucedió la estampida de ritmos vertiginosos y colores llamativos, llegó incluso hasta la pintura.

Muchos consideran que surgió como un género menor, para agradar al público y ser reproducido a gran escala. De hecho su forma más habitual de avanzar en las listas de éxitos, no era mediante el posicionamiento de un disco en específico, sino a través de un single o sencillo de apenas dos y medio y tres minutos de duración.

El género se caracteriza, musicalmente, por un elemento rítmico constante y una estructura simple, en el que las variantes más empleadas son el verso-coro. Posee casi siempre una forma de treinta y dos compases, pone atención en las melodías pegadizas, y propicia que el coro contraste melódica, rítmica y armónicamente con el verso. Los temas que aborda no suelen ser complicados, sino que prefieren más bien las temáticas trivializadas.

Durante las primeras décadas varias agrupaciones como The Beatles y  The Beach Boys, lograron convertirlo en un fenómeno de multitudes. La explosión “beatles” fue una verdadera fiebre que se esparció por el mundo y quedaron para la historia los megaconciertos y los gritos histéricos de las seguidoras, que seguían las rítmicas y sencillas melodías de los cuatro jóvencitos.

Luego de un período de poca difusión, el género volvió a fortalecerse gracias a figuras mediáticas como Madonna y Michael Jackson, que junto a su innegable talento, fueron los íconos del espíritu frívolo y díscolo de la Norteamérica de esos años. No obstante, legaron varios de los mejores exponentes del género, y revolucionaron la visualidad del mismo, a veces quizás con ardides demasiado escandalosos.

La década del 90 introduce aunque todavía de manera tímida e incipiente la experimentación electrónica a la que se sumó el pop, en un afán por revitalizarse. Su capacidad de adaptarse a las nuevas tendencias fue sin dudas su tabla de salvación, de tal manera que en la actualidad todavía surgen figuras que se declaran cultivadoras por excelencia del pop aunque en sus ritmos se aprecia una marcada fusión, propia de la época postmoderna.

 

 

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Danza
Ultima modificación: 05/08/2013