Las modas de baile de la década de 1920

A su manera, la década de 1920 fue una revolución. Como ocurriría tiempo después con la irrupción de la cultura disco, en estos años de inicio de siglo la música y la danza se transformaron de manera radical, y un breve recuento sobre la aparición de géneros y estilos durante ese período, ratifica que fue un fenómeno fértil y mantenido.

Como una cadena de acciones incontrolables, hoy aparecía un baile, mañana alguien le introducía una variación y otro más inventaba un movimiento distinto. ¡Tocar, bailar! ¡Bailar, liberarse! Los jóvenes olvidaban los bailes más formales y le ponían corazón, manos y piernas a la música de inicio de siglo.

El baile por excelencia durante los años 20 fue el Charleston. Surgió en la ciudad que lleva su nombre en Carolina del Sur, en Estados Unidos, como parte de las danzas tradicionales afroamericanas. La novedad de sus movimientos se hizo acompañar de una nueva imagen femenina, apoyada en los ropajes ajustados, el uso de pantalones y maquillajes exagerados, que disparaban su sensualidad.

Podía ejecutarse en parejas, pero el estilo solitario permitía más libertad para improvisar, que es una de los principales atractivos de este estilo. Se bailaba en 4 tiempos, combinando las manos y las piernas en movimientos abiertos, y logrando una increíble movilidad en los pies.

En cuanto a movilidad increíble, no es posible obviar al swing, que surgió en las primeras décadas del siglo XX para acompañar a la música del mismo nombre que se interpretaba al sur de Estados Unidos. Surgió de la improvisación de los bailadores, sobre los acordes del piano y representa el aporte más valioso de la cultura norteamericana, habiendo sido creado solo por nativos del país.

Otro ritmo importantísimo en esta década lo fue el “trote del zorro”, como indica el significado real del fox-trot, proveniente de la cultura africana que imitaba muchas veces los movimientos de animales. Nació con las primeras orquesta de jazz y se diversificó en los años siguientes aunque sin introducir grandes cambios, sino apenas un descenso o aumento de la velocidad del marcado.

Es un baile de ritmo de 4×4, que se ejecuta en un compás de 4 tiempos. A diferencia del vals no realiza subidas y bajadas, sino que mantiene una altura uniforme en la pareja.

El Lindy Hop nació de la iniciativa y la creatividad, como tantos otros bailes de este período, de los bailarines que empezaron a incorporar posiciones abiertas intercaladas con las usuales posiciones cerradas de otros ritmos como el Charleston, incluso más adelante incluyeron pequeñas acrobacias.

Las pequeñas diferencias estilísticas entre uno y otro, no desplazan la verdadera esencia de todo aquel proceso, que era la renovación en la vida de post-guerra y el virtuosismo de músicos y bailadores progresistas.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Danza
Ultima modificación: 05/08/2013