Macarena pasos de baile

A veces pasa que el mundo sintoniza una misma canción. Cuando eso sucede, pueden verse millones de personas de todo el planeta entonando un mismo estribillo o bailando un ritmito pegajoso en la más abierta complicidad. Un tema viene a la mente, en las voces de dos españoles ya curtiditos pero que pusieron a todos a corear la Macarena.

La canción pertenece a Los del Río, dos hermanos quienes, a mediados de los años 90, le cantan a una dama de vida displicente y relajada, a la que invitan sin más complicaciones a “darle al cuerpo alegría y cosa buena”. Se inspira, o copia según algunos, el tema Tengo una pena de la agrupación hispana Desmadre 75. De ella extrae el ritmillo acompasado que fue apenas una excusa para promover el famoso baile que acompañaba a la canción.

Fue precisamente su peculiar coreografía, la que la sacó de las fronteras de España y la convirtió en un fenómeno internacional. Causó sensación en América Latina, Bill Clinton la bailó en una de sus campañas electorales y encabezó las listas de lo más escuchado entre los años 1995 y 1996.

Lo increíble: es un baile tan sencillo que hasta los niños más pequeños pueden repetirlo. Los pasos más importantes son:

1-   Extienda el brazo derecho primero hacia el frente con la palma orientada hacia el suelo. Repita el movimiento con el brazo izquierdo.

2-   Gire el brazo y la mano derecha hacia arriba. Repita el movimiento con el izquierdo.

3-   Lleve la mano izquierda hasta el hombro derecho, y luego la mano derecha hasta el hombro izquierdo.

4-   Coloque la mano derecha detrás del cuello. Haga lo mismo con la izquierda.

5-   Baje la mano derecha hasta la cadera izquierda, y la mano izquierda hasta la cadera derecha.

6-   Ponga la mano derecha en la cadera derecha, y la mano izquierda en la cadera izquierda.

7-   Haga tres círculos con la cadera al ritmo de la música, salte y aplaude mientras realiza un cuarto círculo para girar con el grupo.

Todos estos movimientos se realizan en una formación de fila, tratando de que todos los bailadores sincronicen los pasos con la canción y entre ellos. Aunque en la actualidad apenas se escucha, todo el que la bailó en aquella etapa de esplendor, dibuja una sonrisa cuando le preguntan si bailó la Macarena. Los más aventurados hasta se atreven, de vez en cuando, a repetir la rutina.

 

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Danza
Ultima modificación: 05/08/2013