Pasos básicos boogie-woogie

El boogie-woogie formó parte de ese grupo de ritmos que se sucedieron en Estados Unidos a principios del siglo XX guiados principalmente por el virtuosismo musical de los artistas de la época. Ávidos de experimentar nuevos sonidos, y rompiendo todas las barreras sociales, surgían nuevos ritmos que se colaban por todas las rendijas en la historia de la música estadounidense y mundial.

Su inicio rítmico se encuentra en las barrelhouses, del delta del Misisipi o en Texas, y aunque no existen géneros puros producto de la imbricación y la fusión continua de la música, muchos aseguran que el estilo a base de piano y bajo, que surgió en estos bulliciosos lugares de inicio de siglo, escapaba a la manera tradicional y aceptada de tocar el piano en los espacios europeos.

El desenfreno rítmico del boogie, la soltura de sus intérpretes y su cadencia sugerente para los pasos más descabellados, ya se había presentían en el swing, que puede ser considerado el inmediato del nuevo estilo. Ya en aquel como en este, no existían esquemas de rigor sobre cómo bailarlo y el cuerpo era más bien dejado a los designios de la música y los golpes del piano.

Tenido como música de negros, no pudieron, sin embargo, impedir que se colara en los espacios más refinados y distinguidos de la sociedad a través de la radio o las cajas de música que se ubicaban en cada club y en cada bar. Todos en américa bailaron el boogie-woogie y luego el resto del mundo movió los pies al compás rápido de los pies.

A pesar de la agilidad con que es interpretado, un fácil ejercicio de aplaudir al ritmo de la canción es una buena manera de acostumbrarte a la cadencia del sonido antes de comenzar a bailar. Luego golpea los pies contra el suelo siguiendo la canción en cada compás. Estos pequeños ejercicios de familiarización pueden realizarse con la pareja, para que resulte menos trabajoso acoplar cuando bailen juntos.

A la hora de iniciar el baile, coloca la mano izquierda alrededor de la cintura de tu compañero y la derecha a un lado si eres el guía, mientras que tu acompañante pone su mano derecha sobre tu hombro izquierdo y te sostiene con la otra, la mano que dejaste al lado del cuerpo.

Alterna los pies con los que golpeas en cada compás, de manera que sincronices con tu pareja y guíala por toda la pista, sosteniéndola por la mano.  En caso de bailar solo, lo más aconsejable es, como en otros estilos como la música disco, dejar fluir el cuerpo al ritmo de la música.

Con el boogie se elimina el balanceo propio del swing debido al ritmo demasiado rápido que no los permite, así que favoreció el movimiento de las caderas hacia un lado y otro, que más tarde sería la sensación de géneros como el rock´n´roll.

 

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Danza
Ultima modificación: 05/08/2013