Pasos básicos de danza folclórica

Escribir la historia de la danza puede ser una de las encomiendas más difíciles de completar, pues es tan antigua que la posibilidad de perderse buscando los orígenes acecha como un fantasma el trabajo del investigador. Quizás la parte más difícil sea la de historiar la sección denominada folklórica, pues afortunadamente deben existir tantas, como asentamientos humanos en el mundo.

Pero un acercamiento primario arroja que por danza folklórica, se entiende como los bailes originarios y tradicionales de cada pueblo, y a pesar de que con el transcurso de los años muchas se han convertido en expresiones artísticas, lo cierto es que sus inicios tuvieron más que ver con la explicación de conceptos como la vida y la muerte, y por tanto marcadas por un carácter religioso.

Los acontecimientos sociales también fueron fuente de inspiración y creación de distintas danzas en todo el mundo. Para su ejecución no hacían falta bailarines profesionales, sino que los intérpretes en esos primeros momentos surgían de manera espontánea entre los pobladores de las diferentes regiones.

Su transmisión a través de la historia no proviene de instituciones especializadas sino del propio interés de los hombres y mujeres de cada país que la reconocen como un elemento identitario de su cultura, la mayoría de las veces se reproducen por la vía oral o la inclusión de los más jóvenes a estas prácticas danzarias.

Otro dato curioso, aunque predecible, es que muchos de los bailes contemporáneos provienen de estas danzas folclóricas, tradicionales o étnicas, como también se les conoce. Incluso, como parte del proceso de colonización que desarrollaron algunos países europeos importantes como España y Francia, ocurrió un proceso de mixtura entre el folclor de los colonizadores-colonizados.

América Latina presenta una extensa variedad de danzas folklóricas en dispersas por toda la superficie continental. El jarabe tapatío en México, representa un baile de cortejo conformado por distintos sones de la región. En él se establece un contrapunto entre el hombre y la mujer que posibilita la improvisación rítmica y lírica de los bailadores.

En Asia, específicamente en Cina, se encuentra la danza de la cinta, en la que los intérpretes conjugan el zapateo y los movimientos corporales con el manejo de la lista de tela. Alcanzó su etapa de esplendor en la dinastía Tang, y en la actualidad es representada en los eventos más importantes de esa nación.

Las danzas folclóricas ofrecen otra manera de estudiar y comprender la historia de un país, esta vez mediante la cultura y el arte que forman parte de la vida espiritual de sus habitantes.

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Danza
Ultima modificación: 05/08/2013