Pasos básicos de disco dance

Cuando se habla de música disco, hay imágenes inevitables que vienen a la cabeza. Los salones llenos de luces, la bola de cristales en el techo, los pantalones ajustados, el pelo engominado de los chicos y las chicas coreando al mejor bailador… Porque el estilo disco, más que un ritmo fue una actitud hedonista y desenfadada en la que lo más importante era bailar y divertirse all night long.

Los antecedentes de la música disco se remontan a algunos géneros norteamericanos como el R&B, el funk y el soul, y a otros de procedencia latina entre los que se encuentra sin dudas la salsa. Su éxito inmediato en la década del 70 provocó que otros géneros como el pop, en boga hasta ese momento, fueran desplazados de los clubes y listas de hits.

Los temas de disco se estructuraban sobre un compás de 4/4, marcado por una figura de charles, de ocho o dieciséis tiempos, con hi hat abierto en los tiempos libres, y una línea predominante de bajo sincopado, y eran reconocibles por los ritmos repetitivos, de entre 110 y 136 bpms por minuto.

La explosión definitiva de este estilo, no ocurrió en los salones, sino en los cines. Saturday Night Fever, el filme dirigido por John Badham en el año 1977, con John Travolta en el papel protagónico, lanzó a la música disco al estrellato e impuso desde los modos de vestir, hasta los pasillos de moda. La cinta demostró la parte divertida de la música disco, sobre la que no existen consejos rígidos sobre cómo bailarla. Más bien hay una sola regla: mover el cuerpo y pasarla bien.

De todas formas existen algunas recomendaciones posibles. El baile disco consiste en pasos pequeños hacia un lado y hacia otro, así como distintos movimientos al tiempo de la música. Es común alzar los brazos sobre la cabeza y el uso marcado de las caderas y la pelvis. Algunos pasos tradicionales incluyen figuras con los pies y movimiento de los hombros.

Por otro lado, entre los pasos básicos se encuentra el sencillo: pie derecho afuera y junta, pie izquierdo afuera y junta, siempre cambiando el peso de lugar y empleando el trasero para orientarte y darle más sabor al baile. Dobla las rodillas y planta tus pies mientras cambias el peso de lugar sin levantar los pies y balancéate de lado a lado.

Otro paso: da la vuelta, planta un pie, párate en el metatarso y separa el talón del suelo y da la vuelta con el otro. Acompaña esta rutina de gestos divertidos con las manos o sencillamente mantenlas al lado de las piernas.

Es notable que también en este estilo musical, la herencia latina tuviera una influencia muy grande, legando bailes como el Hustle que mezclaba la nueva forma de bailar, con rutinas y movimientos exclusivos de ritmos latinoamericanos y caribeños como el son y el merengue. Esto multiplicaba las fronteras de la música disco y la dotaba de la sensualidad típica de la región.

 

 

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Danza
Ultima modificación: 05/08/2013