Pasos para bailar el Mambo No. 5

Mambo No. 5 y el éxito inmediato del alemán Lou Bega, tal vez no tiene tanto que ver  con el talento de este artista que de todas formas tiene el mérito de un arreglo totalmente fresco y original, sino con el halo de popularidad inevitable con que cuentan algunos géneros musicales entre los que se encuentra, sin dudas, el mambo.

Este estilo fue creado en Cuba por importantes compositores e intérpretes de danzón, del cual se originó el mambo y que lograron convertirlo en un fenómeno internacional de salón. Su aceptación fue inmediata por la novedad rítmica que lo separaba por completo del danzón y por la forma de bailarse, que también difería de manera definitiva del género que lo engendró.

Los pasos para bailarlo no poseen mucha complejidad, al menos los básico, aunque luego los bailadores, sobre todo cubanos y de la región, le imprimieron un sello latino en el que las variaciones, pasos y rutinas, varía de acuerdo a la profesionalidad de la pareja y puede alcanzar matices totalmente nuevos en cada canción.

El movimiento responde a un ritmo sincopado que se inspira en géneros y estilos de varias partes del mundo como África e  Hispanoamérica. Precisa marcar cuatro tiempos con movimientos fuertes y constantes flexiones de las articulaciones de los pies y los brazos, acompañados también de un ladeo de la cabeza.

MODO BAILAR

La canción mezcla además la cadencia tradicional del mambo y los clásicos pasos levantando las piernas, con varios movimientos propio de otros estilos como el jive y sus pasitos de doble marcación, descendiente del swing. En materia de baile esto le imprime pasos marcados mucho más por el contoneo de caderas y el cambio de figuras de cualquier manera que se baile: individual o en pareja.

Aunque muchos aún cuestionan el inmediato éxito de Lou Bega a partir de la versión del Mambo No. 5, lo cierto es que demostró la lozanía de un género que puede ser fácilmente retomado desde la fusión con estilos más modernos.  Consiguió ubicarlo en importantes espacios del ámbito musical y gracias a giras programadas por numerosos países del mundo, probó que los bailes tradicionales no pasan de moda.

Luego de Mambo no. 5, la vertiginosa carrera de Bega prácticamente se detuvo, a pesar de que contó con otras producciones discográficas, quizás porque el influjo latino del sabroso ritmo latino ya no era el fondo de sus creaciones.

 

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Danza
Ultima modificación: 05/08/2013