Cómo caer y levantarse al esquiar

Todo el que alguna vez ha intentado esquiar por primera vez puede decir que al principio puede llegar a ser bastante frustrante. Hasta que logras aprender a mantener el equilibrio, las caídas son algo bastante frecuente. De hecho, hay quienes durante sus primeras clases han pasado más tiempo en el suelo que realmente esquiando.

Lo cierto es que las caídas son parte del esquí, nunca dejas de caerte, pero a medida que vas adquiriendo experiencia, las caídas se vuelven menos frecuentes y aprendes a caer “correctamente”, de manera que corras un riesgo menor de hacerte daño o lesionarte. Por ejemplo, hay ocasiones en las que quizás no podrás controlar los esquís y lo más indicado puede ser caerse para detener el desplazamiento y evitar consecuencias peores. Si te encuentras en esta situación y debes provocarte una caída, trata de en lo posible que ésta sea lo más controlada posible.

Una técnica que puedes utilizar para caer sin hacerte daño es flexionar las rodillas, manteniendo la vertical, hasta que tus glúteos estén cerca de tus talones, quedarás agachado sobre los esquís. Una vez en esa posición, deja caer tu cuerpo hacia un lado. De esa manera, el golpe no será tan fuerte (porque ya estarás bastante cerca del suelo antes de caer) y lograrás detener tu deslizamiento.

Más difícil que caerse cuando se esquía, es levantarse. En primer lugar, nuestros movimientos van a estar obstaculizados por el equipo. No es sencillo ponerse de pie mientras se llevan puestos esquís. En segundo lugar, suele suceder que, al tratar de levantarnos, comenzamos a deslizarnos nuevamente, lo que nos hace perder nuevamente el equilibrio. Esto se puede evitar colocando los esquís paralelos entre ellos y perpendiculares a la pendiente. Flexiona luego las rodillas de manera que quedes casi sentado en los esquís. Impúlsate con la mano que quede más próxima a la pendiente y empuja con tus piernas hasta que logres ponerte de pie nuevamente. Como tus esquís no estarán en la misma dirección que la pendiente, no tendrás riesgo de deslizarte mientras te levantas.

Comenzar a disfrutar del esquí toma un poco de tiempo, mientras adquieres la destreza suficiente. Practica mucho e incorpora los tips anteriores para que pases menos tiempo tendido en la nieve.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Deporte
Ultima modificación: 07/19/2012