Cómo saltar la cuerda

El salto de la suiza o cuerda constituye una excelente manera realizar ejercicios físicos. Entre sus ventajas está el poco espacio que requiere para obtener elevados parámetros de consumo energético, así como su capacidad de elevar considerablemente nuestra fortaleza muscular, flexibilidad y nivel de coordinación física.

A la hora de comprar una cuerda habrá que considerar la longitud de nuestras piernas y la calidad del equipamiento, procurando que ambos mangos posean un mecanismo adecuado de rotación de la cuerda sobre su eje mientras se ejecutan los saltos.

La cuerda puede saltarse de diversas maneras, en solitario o en grupo. Brincar con ambos pies al mismo tiempo suele ser el ejercicio más común, pudiendo realizarse mientras se mueve la suiza hacia delante o hacia atrás.

También puede brincarse en un solo pie, modalidad que además de provocar mayor cansancio, requiere de la alternancia de ambos pies en el ejercicio pare evitar la sobre ejercitación de alguno de ellos.

En todos los casos, la velocidad a la que se realicen los saltos resultará determinante a la hora de establecer la eficacia energética del ejercicio. A medida que aumenta la frecuencia con que la soga pasa por debajo de nuestros pies, se elevaran también las exigencias de consumo calórico del organismo.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Deporte
Ultima modificación: 06/27/2012