Cómo pelear y ganar

En algún momento de su vida la mayoría de las personas tendrán un episodio violento aun sin proponérselo y es mejor estar preparado para cuando suceda. La posibilidad de pelear y ganar está supeditada en gran medida a que enfrentes una sola persona. En caso de ser tú solo contra un grupo lo recomendable es evitar involucrarse en esa gresca y caminar en otra dirección. Si a pesar de ello debes enfrentarte, los consejos a continuación te serán útiles.

La mayoría de las peleas comienzan con un arrebato. Si estás cara a cara con alguien, acepta que de un momento a otro y sin previo aviso, tu oponente impactará en tu rostro, o algún tercero que forme parte del grupo que acompaña a este. La mejor forma de reaccionar cuando no existen dudas de que la pelea está a punto de comenzar es dar el primer golpe. Después de todo, sabes que pelearás, de nada vale perder el tiempo. A estos efectos, el mejor golpe que puedes dar es a la cara y con tanta fuerza como puedas. Estarás imponiendo tú los términos de la pelea.

No comiences con los empujones y agarrones y en caso de que tu oponente no se atreva a dar el primer golpe e intente demostrarte su ánimo de lucha empujándote, retrocede y vuelve sobre él con un golpe tan fuerte en su nariz o su quijada. Nunca debes moderar tu fuerza. Estás en una pelea y se trata de hacer daño al otro. No es un asalto de boxeo en el cual tienes varios rounds para ganar el combate. Cuanto más fuertes sean tus golpes, más rápido lo terminarás. Tus golpes de puño deben ser ejecutados con tu muñeca recta, la mano cerrada y priorizar el impacto con los dos nudillos junto al dedo pulgar.

Una cuestión postural que te permitirá no quedar nunca en una posición vulnerable es nunca bajar la cabeza. Al hacerlo, pierdes la visual de lo que está sucediendo a tu alrededor. Para proteger tu rostro, defiéndete con los puños en alto y cúbrete con ellos. Nunca pierdas de vista lo que pasa alrededor y lo que hay alrededor. No debes estar precavido sólo de algún intruso “ajeno” a la pelea que pretenda tomar parte en papel heroíco, sino también de tropezar y terminar acorralado en el suelo.

Pelear debe ser siempre una decisión consciente, ya que por un momento de furia puedes cargar las consecuencias por el resto de tu vida. Antes de entrar en una pelea, piénsatelo dos veces.

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Deporte
Ultima modificación: 07/03/2012