Cómo sentarse en una tabla de surf

Cuando comienzas a contemplar la idea de practicar surf, puede parecer que lo más importante es aprender a ponerte de pie y mantener el equilibrio en la tabla. Y probablemente lo es, ya que de eso depende que puedas lograr el objetivo de este deporte. Mientras más rápido aprendas a pararte en la tabla y a mantenerte en ella mientras te desplazas empujado por una ola, más rápido comenzarás a disfrutar verdaderamente la práctica del surf. Pero hay otras habilidades que son igual de importantes y que forma parte integral de este deporte, como por ejemplo, sentarse en la tabla.

Cualquiera que haya practicado surf te podrá decir que en ocasiones pasas más tiempo sentado en la tabla, esperando por la ola perfecta, que de pie sobre ella. Es por esto que es conveniente que aprendas a sentarte correctamente sobre la tabla. Lo primero que debes recordar es que, aunque parezca sencillo, no es igual que sentarse sobre una superficie fija. Tendrás que mantener el equilibrio sobre una superficie flotante que se mueve por efecto del oleaje. Además, tendrás que sentarte partiendo de la posición que utilizas para remar, acostado con el pecho en la tabla, y no tendrás más apoyo que la misma tabla.

Para sentarte lo primero que debes hacer es impulsar con los brazos la mitad superior de tu cuerpo mientras, al mismo tiempo, desplazas la parte inferior a lo largo de la tabla hasta que logres incorporarte. Debes tratar de no quedar ni muy atrás en la tabla, de manera que se levante mucho la punta y corras el riesgo de que se te escape entre las piernas, ni muy adelante. Recuerda que deberás volver a la posición acostado tan pronto tengas que comenzar a remar otra vez para tomar la ola.

Deberás practicar muchas veces hasta que encuentres la posición en la que estás más cómodo en tu tabla, sólo recuerda que esta es una posición que vas a mantener por varias horas (dependiendo de qué tanto tengas que esperar por las olas y qué tan larga sea tu sesión de surf), por lo que es recomendable que procures no poner demasiada tensión en una sola región de tu espalda. Una mala postura al sentarse puede llevar al desarrollo de molestias e incluso lesiones.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Deporte
Ultima modificación: 07/19/2012