Consejos de lanzamiento lento en pitche de Softbol

Los lanzadores, tanto en béisbol como en sóftbol, tienen la misión de impedir que los bateadores contrarios conecten buenos batazos, entren en circulación y anoten carreras. Es por ello que el departamento de lanzamientos constituye pieza clave en el triunfo de un equipo.

Se dice en el argot de estos deportes que “donde hay pitcher no hay bateador”. Esto significa que un buen lanzador será capaz de dominar al bateador que tiene enfrente, ya sea por la vía del ponche (tres lanzamientos de strike en una vez al bate) o haciéndole conectar batazos fáciles de capturar.

Las armas de un lanzador incluyen lanzamientos rectos y rápidos, en rompimientos como curvas, sliders o sinkles y bolas lentas, también llamadas cambios de bola.

Los lanzamientos lentos pueden ser peligrosos, pues permiten que el bateador tenga más tiempo para prepararse en el cajón de bateo. Sin embargo, bien administrados y lanzados con puntería resultan un arma mortífera.

En primer lugar no se podrá abusar de ellos. Su mayor efectividad ocurre cuando se emplean a continuación de un lanzamiento rápido. Este cambio en la velocidad saca de rito al bateador, que suele entonces hacer el swing por adelantado y fallar el golpe.

El lugar de la zona de strike a la que se dirige el lanzamiento lento también es fundamental, pues mientras más alejado de su centro caiga, tanto más difícil de conectar será.

Las llamadas esquinas (interior y exterior) son los vértices de la zona de strike donde mayor efecto producen todos los lanzamientos, incluyendo los lentos. Pero estos también suelen lanzarse sobre lo alto, en algún punto cercano a la zona de strike.

La técnica de un lanzamiento lento consiste en hacer los movimientos regulares de lanzar, con la diferencia de que al ejecutarlo el lanzador ejercerá un frenado sobre la entrega con su brazo y/o arrastrando sobre el terreno la punta de su pie de caída.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Deporte
Ultima modificación: 06/22/2012