Cómo crear un traje de Frankenstein

¿Quién no recuerda al más entrañable de los monstruos? Ciertamente, realizar un disfraz de frankenstein constituye una opción muy económica y de buen resultado en cualquier celebración. Para conseguir un acabado apropiado, necesitaremos una chaqueta de color oscuro, preferentemente marrón o negra. El pantalón de vestir debería ir a juego con la parte superior, aunque tenemos varias opciones según nuestras preferencias. Para conseguir un efecto adecuado al aspecto general de nuestro personaje, es conveniente realizar unas hombreras con gomaespuma que incrementen la sensación anchura y corpulencia. Bajo la chaqueta podemos lucir un jersey de cuello alto o una camiseta de cuello redondo. En este caso, usar el color negro o blanco queda al gusto de cada uno. La indumentaria se completa con unos zapatos de buenas dimensiones, de aspecto parecido a las botas militares o a calzado ortopédico. Podemos usar unos u otros en función de nuestras posibilidades, aunque cualquier zapato de aspecto tosco y color negro queda bien.

El maquillaje proporciona el acabado final. Unos tonos verdosos para la cara, combinados con unas ojeras muy marcadas siempre dan buen resultado. Podemos completar la caracterización con una cicatriz que recorra nuestra frente. Para ello, acudiremos al empleo de una mezcla de látex líquido y papel higiénico que aplicaremos con un pincel para darle una textura más realista. Podemos incluso simular puntadas y restos de hilo, pintando la superficie con sangre falsa.

Recordad comprar unos tornillos de plástico de grandes dimensiones, que podemos pegar en el cuello del jersey o directamente sobre la piel con un adhesivo especial.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Disfraces
Ultima modificación: 12/21/2012