Cómo crear un traje de ghost rider

El personaje de aspecto fantasmal es un gran disfraz que nos permite combinar prendas que probablemente tenemos ya en nuestro armario. Su gran similitud con la base de otros disfraces, como los de rockero, “greaser” o similares, permite que si tenemos que buscar varias opciones para años sucesivos sea una buena inversión comprar prendas de color negro. Y es que los básicos nunca mueren…

Como ya hemos dicho, la base del disfraz son unos pantalones y una camisa negra. El punto de calidad lo impone una chaqueta de piel negra, que podemos tematizar con todo tipo de adornos y tachuelas para conseguir un aspecto más agresivo. El calzado debe adecuarse a la estética de un motorista, puede servir cualquier tipo de bota. Unos guantes de cuero con remaches aportan un toque muy sugerente. Un trozo de cadena metálica unida al cinturón también resulta muy efectista.

Para conseguir el aspecto final, el maquillaje es esencial si no queremos invertir en la compra de una máscara de calavera. Podemos teñirnos el pelo de color rojo fuego o emplear uno de esos aerosoles de color no permanente.Otra opción es hacerte con una peluca del mismo tono. La idea es proporcionar un aspecto en forma de llamas, como si estuviera ardiendo. Debemos aplicar, por tanto, un buen fijador para mantenerlo en forma de pinchos.

Para el aspecto de calavera, es esencial una base de maquillaje blanco, que completaremos pintando de negro los detalles de dientes sobre los labios y los huecos de los ojos y las cavidades nasales.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Disfraces
Ultima modificación: 12/21/2012