Cómo hacer un disfraz de duende

Los duendes son pequeños seres mitológicos que viven en los bosques, rodeados de setas y con grandes sombreros que les ayudan a esconderse entre la naturaleza. Hay duendes buenos y duendes malos, pero normalmente todos ellos son más bien feos y con orejas picudas que pueden simularse a la hora de hacer el disfraz con unas compradas para tal fin o con latex liquido y paciencia, así como un poco de maquillaje que le de el tono correcto a la forma que hemos dado.

Este tipo de ser puede ser más o menos gracioso o amigable, pero las verrugas siempre abundarán en él, a poder ser en zonas visibles, así como los grandes agujeros en ciertas partes del cuerpo. Podemos agujerear por ejemplo la extensión de las orejas, ya que no parece una gran idea perforarnos nuestra propia piel. El disfraz de duende debe estar roto, como roído por los ratones y debemos ponernos unos enormes zapatos acabados en punta, como si fueran a ayudarnos a saltar entre los arbustos y las setas que inundan el bosque en el que viven los duendes. Normalmente estos seres mitológicos son de color humano, aunque podrían también ser verdes o azules, ya que una de las principales misiones que tienen es la de esconderse de depredadores para evitar que un halcón, por ejemplo, les coja por las orejas y se los lleve.

Con unos pantalones y una camiseta de color verde (estilo militar, pero sin manchas) podría servirnos como disfraz, y solo tendríamos que hacerle algunos agujeros mancharlo un poco, ya que no se puede plantear un duende limpio, ya que se pasan la vida saltando entre charcos de barro.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Disfraces
Ultima modificación: 02/13/2013