Cómo hacer un disfraz de espía

Cuando nos planteamos un disfraz de espía hay un color que seguro viene a la mente de todo el mundo que lo piense, y ese color es el negro. Los espías están relacionados con las sombras ya que es ahí donde se esconden para asesinar a sus enemigos. Son agentes silenciosos y son conocidos por su capacidad para pasar desapercibidos en todas sus misiones, ya sean matar, robar o simplemente vigilar a una persona.

Para disfrazarnos como un verdadero espía necesitamos una camiseta negra de manga larga, es importante el detalle porque no se debe ver apenas una parte de nuestro cuerpo. El espía no deja al aire ninguna parte reconocible de sí mismo. Para las piernas utilizaremos unas mallas negras también, lo más ajustadas posibles pero sin ser incómodas y que lleguen hasta los pies. En las manos vestiremos unos guantes de cuero o piel sintética pero obviamente que sean del mismo color que el resto del atuendo, es decir, negros. En los pies a ser posible buscaremos unas zapatillas de goma como las que utilizan en submarinismo, sino cualquier tipo de zapatilla negra también valdrá, ya que a fin de cuentas los zapatos son lo menos importante de este traje, pero no por ello debemos descuidarlos.

Los complementos que utilizaremos son armas como un cuchillo y un par de pistolas con silenciador si pudiera ser, sino siempre podemos comprar unas normales y hacerles un simple tubo con papel de aluminio, tiñéndolo luego de negro, así como a las pistolas en caso de que no tengan ese color.

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Disfraces
Ultima modificación: 04/29/2013