Cómo hacer un disfraz de granjero

Para disfrazarnos de granjero, no hay una única opción, por lo que podemos confeccionarlo como más nos guste mientras siga teniendo aspecto de ropa para trabajar en el campo. Las prendas clásicas del granjero son: un peto, una camisa de cuadros, unas botas y un sombrero de paja. Aunque sobre estos elementos se pueden ir haciendo variaciones, por ejemplo, podemos sustituir el sombrero de paja por una gorra o un sombrero de vaquero y el peto por unos pantalones y un chaleco. También podemos sustituir las botas por unos zapatos de suela gorda o unas alpargatas. “Ensuciar” nuestro disfraz con un poco de pintura o espray dará un aspecto más realista aún al conjunto del disfraz.

En cuanto a complementos, un pañuelo en el cuello o en un bolsillo del peto o pantalón quedaría bien y reforzaría la típica imagen de granjero de toda la vida. Otros objetos para complementar el disfraz son: una hoz, un hacha, un rastrillo, un pico, una pala, una cuba o una cesta en la que poner fruta y verdura. Daría un toque gracioso al disfraz que nos colocáramos una ramita de alguna planta (hinojo o anís, por ejemplo) en la boca y masticarla.

Las prendas de las granjeras son prácticamente las mismas que las de los hombres, aunque muchas llevan un vestido con falda para trabajar. Quizás algunos objetos como la cesta o la cuba vayan más acordes con las tareas típicas de las mujeres del campo como sacar agua del pozo o recoger la fruta madura de los árboles.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Disfraces
Ultima modificación: 04/12/2013