Cómo hacer un disfraz de Homero Simpson

Probablemente el personaje de televisión y sobretodo de las series de animación de la historia sea Homero Simpson, el obeso y perezoso padre de la familia que lleva su apellido y vive en Springfield. Por supuesto que todos podemos visualizar a Homero en nuestra mente e imaginarnos a nosotros mismos llevados a la serie de televisión, con nuestra piel amarilla.

Ese es precisamente el primer paso de nuestro disfraz, pintar nuestro propio cuerpo de color amarillo como los de todo el mundo que habita en la obra animada de Matt Groening, creador de estos Simpson que nos ocupan. Para simular la calva y el pelo extraño que viste Homero debemos cortar un globo sin inflar por su mitad y colocarlos en nuestra cabeza como si de un sombrero de baño ajustado se tratara. Una vez puesto debemos pintar los pocos pelos que forman parte de su cabeza. Los ojos saltones se pueden conseguir fácilmente cortando por la mitad una pelota de ping pong y poniendo cada mitad en uno de nuestros ojos con un pequeño agujero para que podamos ver a través de ellas. Lo siguiente es esconder uno de los dedos de nuestra mano atándolo con esparadrapo a la palma de la mano, ya que en la serie solamente tienen cuatro dedos y amputarnos uno no sería del todo recomendable, especialmente en niños.

Por último el atuendo, que consta de una simple camiseta de manga corta con cuellos, unos pantalones azules muy simples y lisos y unos zapatos negros corrientes y sin cordones.

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Disfraces
Ultima modificación: 04/29/2013