Cómo hacer un disfraz de ricitos de oro

El personaje del cuento infantil puede inspirar también un disfraz divertido de usar en grupo, con su correspondiente séquito de oseznos. Ya sea en halloween o en cualquier otra celebración o evento, podemos adaptar el personaje a la intención que queramos transmitir: un poco más macabra si nos maquillamos con base blanca, ojeras y alguna mancha de sangre; un poco más provocativa si combinamos prendas de forma adecuada… Sin embargo, la ternura que inspira el personaje debido a su aspecto infantil es uno de los mayores alicientes a la hora de escogerlo. Como anuncia el nombre del disfraz, el elemento característico del personaje son sus cabellos rubios rizados u ondulados, por lo que no tendrás más remedio que conseguir una peluca de características similares en el caso de que no dispongas de tan espectacular melena…

Por lo que respecta al resto del disfraz, es conveniente adoptar ropajes adecuados a la edad de la niña, de aspecto suelto y con algo de vuelo. Un vestido de algodón de color azul pastel o amarillo con algunos detalles de encaje podría resultar perfecto. Para completar el look, podemos utilizar un delantal blanco. Si el vestido escogido queda a la altura de las rodillas, nada mejor que utilizar unas medias de color blanco y calcetines. Unas zapatillas bailarinas o con escaso tacón reforzarán la imagen infantil de nuestro personaje.

Otros elementos que pueden mejorar el disfraz son adornos en el pelo, como lazos en los tirabuzones o un gran lazo trasero de color amarillo en raso o cinta brillante. Si tenemos la posibilidad de conseguir un cucharón de madera, un tazón y un pequeño oso de peluche, habremos resuelto a la perfección todos los detalles de la caracterización.

 

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Disfraces
Ultima modificación: 12/21/2012