Cómo hacer un disfraz de Willy Wonka

El genial personaje ideado por Roald Dahl y recientemente actualizado en una versión cinematográfica puede servir como inspiración para elegir un disfraz refinado y elegante. La composición del look más cercano a la revisión del personaje de ficción implica la elección de un atuendo donde el color púrpura o burdeos son determinantes. Un traje con camisa blanca permiten ofrecer la imagen de empresario acomodado que debe trasmitir nuestro disfraz, aunque sin duda, la prenda ideal para mostrar un punto de excentricidad podría ser un abrigo de terciopelo o acabado similar, que cubrirá el resto de nuestro vestuario en caso de que no podamos conseguir nada similar a lo propuesto.

El atuendo se completa con un sombrero de copa, un bastón y un pañuelo anudado al cuello, preferentemente de un tono dentro de la gama que ya hemos comentado. Nosotros mismos podemos confeccionar adornos personalizados forrando con papel de plata recortes de cartón que imiten la W presente en los broches y remates de su vestuario.

Es importante conseguir un aspecto demacrado, con la tez blanquecina debido al aislamiento, por lo que debemos darnos una pasada de maquillaje blanquecino y oscurecer la base de los ojos con sombra a modo de ojeras. En la película, unas grandes y estrafalarias gafas de montura blanca protegían los ojos del magnate del chocolate. Si podemos recrear el peinado con una peluca oscura, mejoraremos aún más nuestro aspecto final.

¡No olvidéis llevar en los bolsillos alguna chocolatina para sorprender a vuestras amistades y los boletos ganadores de color dorado!

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Disfraces
Ultima modificación: 12/21/2012