Cómo hacer un disfraz de vampiro para niño

Los disfraces de vampiro son ideales tanto para fiestas de Halloween como para fiestas de Carnaval, asustan ya la vez divierten y sobre todo son disfraces muy fáciles de llevar a cabo. Para parecernos a un vampiro solamente tenemos que comprar unos largos dientes de plástico y ponernos una capa negra con un cuello alto. Pero también podemos intentar lograr un disfraz mucho más profesional y para ello nos será interesante imitar, por ejemplo, el color de la sangre recién devorada en la comisura de nuestros labios.

Una de las cosas más importantes del disfraz de vampiro es la capa negra, ya que ayudará a este a volar una vez se convierta en murciélago, es imprescindible que lleve un cuello largo, que llegue hasta las orejas. También destacan en los vampiros los tonos rojos de sangre en las comisuras de los labios, ya que debemos recordar que dedican su vida a alimentarse de seres vivos, tanto humanos como animales si quieren quitarse el mono de sangre y no encuentran la opción de morder a una persona. Para simular esta sangre en las comisuras podemos utilizar un simple rotulador rojo, con el que pintaremos varias líneas verticales como si hubiéramos mordido un trozo sangrante de carne humana.

Los vampiros son seres nocturnos y como tales van siempre vestidos de negro para disimular en la oscura noche, no obstante son muy elegantes así que podrían vestir con un chaqué y detalles del traje en blanco, como si de un camarero de bodas se tratase.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Disfraces
Ultima modificación: 02/14/2013