Cómo hacer una cabeza de monstruo

Este recurso sencillo puede permitirnos concentrar todo nuestro esfuerza creativo en un único elemento que, completado con recursos sencillos, ofrece un resultado fantástico.

Hay varias posibilidades, dependiendo de los materiales empleados.

Una de ellas es con espuma de poliestireno. Podemos recortar dos cuadrados de similares dimensiones, que pegamos y grapamos para evitar que se suelte por tres lados. El que no cerramos permitirá introducir la cabeza. Recortamos a picos la parte inferior para adaptarla mejor a nuestro cuerpo. Hacemos tres agujeros para la boca y los ojos. La configuración del rostro depende de nuestros gustos: podemos fijar unas cejas prominentes, una boca saliente en forma de pico y con dientes afilados, orejas de punta y cuernos… Los elementos adicionales se realizan también con espuma y se pegan sobre la superficie de la máscara. El acabado se realiza con pintura a nuestro gusto.

Otra opción más sencilla aún y quizás más económica consiste en realizar una estructura de alambre y recubrirla con papel maché o tiras de papel que anclaremos a cada uno de los alambres a modo de pelos. Los acabados y la forma de la cabeza dependen de nuestra creatividad. La foma más sencilla se consigue a partir de medio óvalo que descansará sobre nuestros hombros. Si le añadimos protuberancias para orejas y cuernos, sólo tendremos que cubrir con tiras de papel empapado en cola y dejar secar para configurar la base de sucesivos añadidos. Una mano de pintura final y yaa tendremos lista nuestra cabeza de monstruo realizada de una forma sencilla y barata.

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Disfraces
Ultima modificación: 12/21/2012