Cómo hacer una jeringa gigante

Este instrumental de uso médico se convierte en un complemento indispensable para acompañar a un disfraz de enfermera o enfermero. Sn duda, atemorizará a más de uno con sólo mostrarlo desde lejos.

Hay varias formas de hacerla, dependiendo el coste de los materiales empleados.

Sin duda, la opción más económica se realiza con cartón, cartulina, un alambre para simular la aguja y pintura blanca, roja y negra. El cilindro que contiene las sustancias líquidas podemos realizarlo con cartulina o recurrir a la sección de un tubo de cartón como los que se usan para el papel de cocina o los textiles. Depende del tamaño que deseemos crear, podemos acudir a un material o a otro. Cerraremos uno de los extremos con discos de cartón de tamaño adecuado y fijaremos en su centro un trozo de alambre que simulará la aguja. En la parte trasera, introduciremos otro cilindro con un disco en su extremo de mayor diámetro. De esta forma podremos moverlo simulando la aplicación de una inyección o la extracción de sangre. El acabado se consigue pintando todo de blanco. Una vez seco, dibujamos las rayas que indican la capacidad y si nos gusta, un poco de sangre almacenada en su interior.

Otra opción factible es la de realizar la jeringa con un tubo de pvc o plástico, siguiendo pasos similares a los descritos. Tiene la ventaja de poder introducir líquido teñido con colorante que ofrece un aspecto más realista. Sólo tendremos que simular las marcas de capacidad y buscar un tubo de plástico de un diámetro similar al del interior del tubo.

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Disfraces
Ultima modificación: 12/21/2012