Cómo maquillarse de bruja para Halloween

El maquillaje para Halloween es la parte principal del disfraz, nos caracterizará a la hora de asustar a todos los adultos que queramos asustar cuando vamos a buscar caramelos y golosinas a las casas o vayamos a los bailes de Halloween que se organizan cada treinta y uno de noviembre en las grandes ciudades de todo el mundo.

El maquillaje debe ser de todos oscuros, y podemos añadirle además alguna muestra de tonos rojos simulando sangre o estrías, que tanto caracterizan a las brujas de las películas y de los cuentos, y en general el sentimiento que tenemos con respecto a ellas. Pero si cabe lo más importante en una bruja con unas enormes y asquerosas verrugas, a poder ser con algún pelo sobresaliendo unos cuantos centímetros dejando ver la falta de higiene y el uso de las malas artes por parte de estas curiosas personas con forma humana que inundan la mitología.

Para hacer una bonita (más que bonita, asquerosa como merece la situación) verruga, podemos utilizar silicona adecuada para este fin, que podremos comprar en la tienda de disfraces, y que solo tenemos que pegar en nuestra cara (un gramo aproximadamente) y dejar reposar, para entonces maquillarlo del mismo color que nuestra propia cara y un rato después pintar con un color oscuro por ejemplo, o incluso con algún toque rojizo que le dará un aspecto más “fresco”.

Además podemos agregarle púas de cepillo o pelos de nuestra propia cabeza mientras estemos pegándolo, lo que le dará un toque mucho más realista y adecuado a la situación. Esta es la parte principal de un buen disfraz de bruja, y nunca perderemos nuestro encanto natural a pesar de ir lo más feas que nuestro disfraz nos haya permitido.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Disfraces
Ultima modificación: 10/16/2012