Cómo pintar cicatrices

Llega el día de Halloween y no has preparado el disfraz de tus hijos…¡Error!

Hay que improvisar algo que nos saque del apuro, porque sus amiguitos llevan días preparando el disfraz. Miras hacia todos los lados y al final, caes en la cuenta de que faltan diez minutos para salir pitando hacia la escuela. ¡Maquillaje! Caras con un toque de blanco o tonos tenues, un poco de sombra en la parte inferior de los ojos, pintalabios marrón por la comisura de los labios y unas cicatrices en la cara. Salvados por la campana. Recuerda que puedes pintar con mercromina una línea que será la herida. Junto a ella traza con lápiz de ojos una línea delgada junto a ella para remarcar el corte y varias líneas en perpendicular algo más gruesas. Podemos trazar unas líneas en zigzag simulando un cosido más tosco. Un poco de sombra de ojos verde y morada alrededor le darán un aspecto terrible.

Otras opciones más profesionales incluyen el uso de pasta de papel mezclada con cola blanca, que sirve como una masa para generar relieve. Una vez secos los laterales desgarrados, podemos pintar con sangre falsa. Hay dos recetas distintas, una más sencilla, con agua tibia, colorante rojo y maicena, que puede servirnos. Lleva cuidado al añadir la maicena para evitar que espese demasiado.

El acabado profesional se logra con látex líquido y masa de papel, que hay que secar con un secador hasta conseguir la textura ideal. Pintamos con sangre falsa realizada mezclando miel fresca, sirope de chocolate, agua tibia, colorante rojo y un poco de colorante azul.

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Disfraces
Ultima modificación: 12/21/2012