Cómo pintar una cara bruja

Desde la bruja hermosa a la malvada y deforme, las opciones de personalizar un disfraz sólo con el maquillaje son infinitas, tantas como tu habilidad lo permita. Antes de hacer nada ni tocar un solo pincel, prepara tu rostro para el maratón que le vas a imponer. Lava bien la cara y aplícate una mascarilla hidratante antes de maquillarte. Tu aspecto el día después hará que haya merecido la pena.

Por lo que respecta al estilismo escogido, si prefieres ser una brujita atractiva y provocativa, los elementos de tu look deben incluir sombras oscuras y labios de color marrón o negro. Usa un maquillaje con purpurina para revelar un poco de magia en tu mirada. Si te sientes motivada, prueba con lentillas de colores o con pupilas de gato, te darán un aspecto espectacular. Acude al recurso de los lunares falsos a no ser que los tengas.

Si quieres un aspecto más terrorífico, puedes emplear como base pintura facial verde o violeta. Refuerza las líneas de expresión que simulen un rostro ajado con sombras y añade alguna verruga con pasta de papel o látex. Si te apetece, puedes comprar alguna prótesis de látex para la nariz o simular cicatrices con látex líquido.

Para las niñas, cualquier detalle de color realizado con pintura facial será algo novedoso y espectacular. Prueba con bases de colores fríos, como azul o verde, y pinta líneas sobre las cejas para endurecer el aspecto de su rostro. Puedes dibujar una telaraña en una de las mejillas o un murciélago. Improvisa, con un poco de desmaquillante podrás corregir o rectificar si no te gusta el resultado.

 

 

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Disfraces
Ultima modificación: 12/21/2012