Cómo pintar una cara de vaca en la cara de un nino

Antes de comenzar con la operación “cara de vaca” será necesario tapar la ropa o disfraz del niño, para evitar estropearlo sin querer con los pigmentos que utilizamos. A continuación, limpiaremos la cara con leche limpiadora para hacer que desaparezcan los restos de grasa. De este modo, el maquillaje será mucho más rápido.

Para iniciar el proceso, aplicaremos un pigmento varios tonos más claro que el del niño por toda la cara, de forma que será la base del maquillaje. Tras aplicarla, realizaremos varias manchas negras por la cara, dejando en reserva los ojos y un óvalo alrededor de las fosas nasales y la boca. Los óvalos que corresponden a los ojos los pintaremos de blanco, trazando unas líneas oblícuas hacia las orejas para simular expresividad. El óvalo de la boca se completará con nuevos círculos de color negro alrededor de las fosas nasales, simulando el hocico de la vaca. Pintaremos el espacio delimitado de color rosa. El labio inferior lo contornearemos con negro y lo pintaremos de blanco.

Para terminar el maquillaje podemos pintar unas flores o hierbas a los lados de la comisura de la boca, como si se los estuviera comiendo el animal rumiante.

Si pegamos con látex unos pequeños cuernos en la frente, el resultado es espectacular.

Otra opción consiste en dibujar el contorno completa de la cara de la vaca y reducir el tamaño de los elementos que definen su aspecto. Es una alternativa sugerente y de resultado aceptable para no tener que utilizar el disfraz completo o como solución de emergencia si no tenemos nada preparado.

 

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Disfraces
Ultima modificación: 12/21/2012