Cómo pintar una máscara de murciélago

En ocasiones, la diferencia la marcan los pequeños detalles. Y es que las cosas sencillas pueden proporcionar satisfacciones inusitadas. Es el caso de los disfraces y maquillajes para los niños. Pasas una hora soportando quejas y trabajando de forma ardua para conseguir el mejor resultado y, a las primeras de cambio, un trozo de tarta hace que se esfume todo el esfuerzo en cero coma tres segundos. Así que intenta disfrutar del momento que compartes con tus niños y aligera el trabajo para conseguir buenos resultados con los que ellos estarán encantados.

La máscara de murciélago es uno de estos clásicos sencillos que tan bien quedan. Ocupan la mitad superior de la cara, por lo que duran mucho y están realizados a prueba de meriendas.

Necesitaremos pintura facial de color negro, blanco y amarillo, dos pinceles de distinto grosor, un tarro con agua, una esponja de maquillaje, bastones de algodón, jabón, una toalla y agua caliente.

Primero limpiaremos la cara para facilitar la acción de maquillar. Para trazar el murciélago, delimita el espacio pensando en que el cuerpo y la cara del animalillo ocuparán el espacio entre las cejas y las alas se extenderán hacia ambos lados de la cara. Rellena con el pincel grueso.

Una vez trazado nuestro amigo volador, coge la esponja de maquillaje y sumérjela en la pintura facial amarilla. Debes rodear sin difuminar el contorno y colorear las zonas inmediatas a los bordes.

Con el pincel fino y pintura blanca, pintamos los ojos del murciélago y repasamos las líneas principales del dibujo para conseguir mayor relieve. Si te equivocas puedes limpiar con los hisopos de algodón o repintar la zona. Así que atrévete y demuestra a tus hijos el arte que tienes.

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Disfraces
Ultima modificación: 12/21/2012