Cómo simular sangre con productos caseros

Simular sangre con productos caseros es una tarea difícil, ya que no todos los productos en los que podemos pensar simularán correctamente el efecto de la sangre al caer de nuestras heridas. Muchas heridas se simular con tomate frito, ya que tiene color rojo como el tomate, pero esto nos servirá solamente para heridas en las que la sangre salga a borbotones y además se quedará seco a las pocas horas, lo que lo hace inútil para largas fiestas y noches interminables.

Pero existen más combinaciones que nos darán texturas del color de la sangre y que solo conocen los más experimentados. Un ejemplo de esto es teñir miel con un tinte rojo, hecho por ejemplo de fresa, para darle una textura que se mantenga durante muchas horas similar a la sangre que colgaría de nuestra piel tras una agresión o un corte.

Si queremos también podemos utilizar tintes como los que se utilizan en repostería, o lo más clásico sin duda, la pintura de un rotulador rojo si queremos un pequeño rastro de sangre en la comisura de los labios, como si fuéramos vampiros y acabásemos de darnos un festín de sangre humana. A veces las heridas tienen suciedad acumulada, como pelo o trozos de tierra, así que una buena herida llena de sangre también tendrá estos elementos dentro. Puedes hacer una mezcla con pelos o trozos de escoba para simular una gran herida sucia e infectada, lo que hará un efecto muy realista en nuestra herida o corte.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Disfraces
Ultima modificación: 10/16/2012