Las ideas de maquillaje para un disfraz de angel caido

El ángel que cayó en desgracia fue apartado por Dios de su lado y quedó sumido en la oscuridad. Sus alas se fueron ennegreciendo y, lentamente, fue perdiendo el brillo que iluminaba su corazón. Todo lo que era blanco y puro poco a poco se oscureció y sus sentimientos cambiaron hasta que nadie pudo reconocerlo.

¿Cómo permanecer impasible ante algo así? Es tal la atracción que sentimos por los ángeles y por los demonios o el diablo, que es muy probable que sea uno de los temas más recurrentes para disfrazarse. Uno se posiciona al elegir el disfraz en qué lado de la habitación prefiere estar. Aunque sólo sea por unas horas, el aspecto agresivo y provocativo del angel caído, incita a que muchas personas deseen experimentar la sensación de ir disfrazado así.

Uno de los elementos fundamentales de este disfraz es el maquillaje facial. Para un ángel caído, los tonos del maquillaje se oscurecen y recurriremos a sombras para completar la caracterización. Los labios los pintaremos de negro o marrón muy intenso. El peinado será de aspecto húmedo o engominado, alisado o hacia detrás, aunque podemos experimentar con el pelo en forma de pinchos. Con una laca de color rojizo podemos evidenciar el proceso de transformación que está experimentando el personaje.

Si decidimos adoptar el aspecto de demonio o diablo, resulta fundamental contar con pintura facial de color rojo. Podemos fabricar una nueva a partir de una base y pigmento de pintalabios. Marcaremos las líneas de expresión y daremos sombra a los ojos. El elemento fundamental reside en el hecho de que lleva cuernos, que podemos fabricar de diversas maneras a partir de una estructura de alambre fino bien ideada.

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Disfraces
Ultima modificación: 12/21/2012