Maneras fáciles y baratas de hacer colmillos de vampiro

Ya lo tienes todo preparado sobre la cama. Repasas las prendas que vas a usar como disfraz y también buscas los complementos. Abres el cajón del maquillaje y coges todo lo necesario, pero al mirarte al espejo antes de la transformación, te das cuenta de que no tienes colmillos… No te preocupes, podrás fabricarlos tú mismo con una taza, una cuchara, papel de manteca y una bolsa de Frienly Plastic. Este producto es un compuesto que se presenta en bolas que pueden deshacerse para moldearlas a nuestro antojo. Debido a que debemos llevarlo en la boca, es inocuo y no corremos ningún peligro si decidimos fabricar nuestros propios dientes.

La forma de trabajar con este material es sencilla. Calentamos una taza de agua unos dos minutos en el microondas y a continuación vertemos las bolas y el agua dentro de un envase de plástico, como puede ser una pequeña caja o un tupper. Cuando el color blanco de las bolas se vuelva transparente, es la señal de que ya podemos retirarlas para trabajar con ellas.

Moldearemos rápidamente las bolas hasta conseguir que tengan el aspecto de dos lágrimas puntiagudas. Cuando comiencen a endurecerse, se volverán blancas. Antes de que esto suceda, colócalas sobre tus dientes y moldea la forma definitiva. Deja que se enfríen sobre el diente para que encajen perfectamente. Cuando se hayan endurecido, rertira con cuidado cada uno de ellos y guarda tus colmillos en una cajita hasta que tengas que utilizarlos. Si deseas obtener más dientes puntiagudos, sólo tienes que repetir el proceso tantas veces como dientes quieras.

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Disfraces
Ultima modificación: 12/21/2012