Cómo verse interesante y atractivo en una fiesta

Sólo, en pareja, en familia…asistir a una fiesta siempre genera ansiedades. Te preguntas por los invitados, imaginas la comida, te ilusionas con las sorpresas, y te preocupas por tu presencia. Cómo lucir a tono con la fiesta, y al mismo tiempo destacarse es la pregunta que muchos nos hacemos en esos momentos previos a un gran festejo.

Lo más importante para verte interesante y atractivo en una fiesta es escoger bien la ropa que vestirás. Sea cual fuera la fiesta que se trate, comprar ropa nueva te hará sentir de maravillas. La seguridad que inspira un traje impecable de seda satinado, una chaqueta que huele a nuevo, o unos zapatos relucientes que reflejan como un espejo luces es única y debes apoyarte en tus ropas para no pasar desapercibido.

Dependiendo el tipo de fiesta que sea -más o menos formal-  define tu vestuario. Siempre dentro de tu propio estilo. Si tienes coraje, el contraste de colores es una ficha en un pleno, carta blanca para tu lucimiento. Luce combinaciones llamativas sin pasar por un payaso.

En reuniones de mucha concurrencia, la vista no llega a registrar todo lo que ocurre en derredor y se despiertan otros sentidos. Un buen perfume tiene un efecto embriagador y llamarás la atención de las mujeres, que siempre tienen buen olfato para los buenos perfumes. No dejes de rociar perfume detrás de las orejas, el pecho, el cuello y las muñecas.

Si no sueles vestir reloj, es un buen momento para comenzar. Utilizar reloj es una señal de orden, prolijidad e interés por la racionalización del tiempo. Es un detalle de terminación que debe ser bien seleccionado. No compres el primero que encuentres.

Si fumas y en la fiesta está permitido fumar, un cigarro en tu mano será una compañía implacable que te quitará las preocupaciones de encima. Si no fumas o no está permitido fumar, sustituye el cigarro por una copa, preferentemente de vino o champan. Estos detalles te darán seguridad para no sentirte un abandonado cuando quedes solo en el medio del salón y no encuentres a alguien para hablar.

Si no sueles vestir reloj, es un buen momento para comenzar. Utilizar reloj es una señal de orden, prolijidad e interés por la racionalización del tiempo. Es un detalle de terminación que debe ser bien seleccionado.

Con ese perfecto equilibrio de modestia y presunción, caminarás el salón sintiendo el impacto de las miradas ajenas encandiladas por tu brillo.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Fiestas
Ultima modificación: 07/03/2012