Cómo ahorrar agua al regar tus plantas

Cuando llega el sol y el calor a veces vas a tener que regar más a menudo las plantas, y si tienes unas cuantas en casa, no pasa nada, pero si lo que tienes es un jardín la factura del agua puede verse incrementada por la ampliar la cantidad de agua para regar. Si tu eres uno de ellos, nosotros te damos algunos consejos para que las facturas no se te incrementen por regar las plantas.

En primer lugar, riega las plantas por la noche. La razón es que la evaporación tarda más, existe menos calor y así las plantas podrán aprovechar mejor el agua. Además, puedes recoger el agua de la lluvia, la manera que tú quieras, botellas, bidones, cubos, o intentar que el viento no las moleste ya que esto reseca las plantas.

Uno de los sistemas más cómodos y en los que puedes ahorrar agua es el riego por goteo. Este sistema es un método de irrigación que se suele utilizar para plantas resistentes a la sequía. Por este método el agua se filtra hasta las raíces regándolas directamente, gracias a unos tubos y goteros.

Otra de las opciones, es poner en la base de la planta trozos de telas de acolchadas. Absorberá el agua y evitará la evaporación, y así las plantas podrán seguir y absorber agua cuando ellas las necesiten.

Recuerda que las plantas autóctonas consumen mucha menos agua que las planta exóticas. Y si puedes intenta poner las plantas en zonas donde haya sombras, así necesitarán menos agua.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Jardín
Ultima modificación: 07/05/2012